Cum virtute ad sidera (con valor hacia las estrellas)

Sinceramente no sé por dónde empezar, nunca he abierto mi pequeña coraza sobre este tema. Cuando era pequeñita nunca he sido delgada, más bien siempre me han sobrado unos kilitos y por desgracia los niños se metían conmigo diciéndome gorda. Me apunté a las extraescolares del cole y todo iba sobre ruedas, yo desprendía toda mi rabia haciendo deporte y escribiendo todo lo que sentía en una libreta. Al cabo del tiempo crecimos y se acabó el meterse conmigo, pasaron los años y llegué al Instituto, me busqué un equipo y jugué al fútbol.

Era 2013, en ese momento cursaba bachiller y recuerdo que era un día que había paella gigante, llegué a casa, me puse a estudiar y por la noche no me apetecía cenar, no me sentía bien. Más tarde eran las 10 de la noche, mi padre estaba cenando y le dije que iba a acompañarle, cogí un par de nueces y me puse un poco de miel, cuando sonó el teléfono, que fuéramos al hospital que mi tío cuando iba en bici, había tenido un accidente, mi padre se fue y recogió a mi madre y yo me quedé en casa sola, nadie me decía nada, y recibí un mensaje de una persona que casi ni conocía diciéndome lo siento y me dijo la cruel realidad, no se había roto una pierna ni un brazo, el golpe fue mortal, un coche se lo llevó por delante arrebatándole su vida, en ese momento estaba sola sentí que las paredes de mi habitación se caían encima mía, no sabía qué hacer, solo sé que me puse a dar puñetazos e intentar llorar, mi vecina lo escuchó y vino a ver qué pasaba y ella fue la que me tranquilizó hasta que vinieron a por mí, fue la noche más larga de mi vida y todas las que me esperaban, mi tío era el único que me decía las cosas claras con cariño y sin que me sentaran mal, “!Sobrina esa barriga! !Sobrina los michelines!”. Se fue algo ese día con él.

Ahora me pongo a la defensiva si alguien me dice algo atacándome.
screenshot_2016-10-17-13-28-45_com-instagram-android_1476703849778

En ese momento decidí que debía hacer feliz a mi madre e intentar que sonriera, pero me olvidé de mí, me daba ansiedad y lo único que me tranquilizaba era la comida, dejé de hacer deporte me dedicaba a comer y estar acostada en el sofá, dejé de estudiar quedándome 5 de bachillerato.

Hasta que me sentí un poco mejor y me metí a hacer el TCAFMN, cada vez que hacíamos cumbre se la dedicaba a él, era el punto más alto donde podía sentir que casi lo rozaba, sufrí haciendo el ciclo pero lo conseguí por él, porque sé que hubiera estado orgulloso, me fui a Irlanda y era ajena a todo, era feliz. Pasaron los tres meses y cuando hicimos pie en España y pasaron un par de días volví a la realidad, comer y dormir, me miraba en el espejo y no quería verme me daba asco no quería salir de la cama, no quería hablar con nadie y nadie sabía lo que me pasaba pero sin embargo no dejaba de comer.

Había decidido que me volvía a Irlanda para ser ingenua con todo lo que pasará en España pero me dieron la noticia de que había sido admitida para hacer el TAFAD, entonces mi padre se puso serio conmigo se convirtió en mi entrenador personal durante un mes y poco, gracias a él y al deporte conseguí bajar un poco de peso comiendo sano y haciendo ejercicio, muchas veces cuando estás hundido en lo más hondo no sabes cómo salir,  no nos damos cuenta de que en la familia está el apoyo y haciendo deporte es la mejor manera de que tu cabeza desconecte e intentar afrontar los problemas.

Autora: Ana Martínez. 1º TAFAD B

screenshot_2016-10-17-13-29-11_com-instagram-android_1476703874408

3 thoughts on “Cum virtute ad sidera (con valor hacia las estrellas)

  1. Ana tu historia me a hecho sentir y recordar, cuando hace tres años perdi tambien a alguien querido y los primeros momentos se pasa muy mal. Hay muchos momentos despues de eso que te encierras dentro de ti mismo, recordando a esa persona que ya no esta. Pero es verdad que a un que no este esa persona tendras sus recuerdo y a muchas de las personas de tu arrededor que te ayudan y apoyan hasta al final. Tener a tu padre que te motiva, y te anima es el mejor apoyo que estara hay sea lo que sea.

    Me ha impresionado mucho tu historia, y en algunas cocasiones me he sentido como dentro de esos momentos,
    Sigue a delante, tu puedes conseguir lo que te propongas con esa voluntad de fuego que se nota en tu interior.
    Nunca te rindas.

  2. Ana en primer lugar siento lo de tu tio , nunca sabes cuando te va a llegar la hora , y en segundo lugar decirte que nunca jamas agaches la cabeza por unos putos kilos de mas, cada persona es unica , y por eso debes estar agradecida: por ser unica. Eres un ejemplo de superacion, es complicado y tu le has echado ovarios, sigue asi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s